Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Molt més que un títol

Jueves, Agosto 10th, 2017

Un de cada tres espanyols entre 25 i 34 anys té carrera universitària. Es un percentatge alt. Més que la mitjana europea que és del 25 per cent. Les famílies espanyoles li donen importància a tenir una formació universitària i sobre tot a tenir un títol. Normal. Qui no vol que el seu fill faci carrera. Les dades són de fa un anys, però segur que la cosa no ha canviat massa. Sigui com sigui, quan es va fer l’estudi jo devia estar dins aquesta franja d’edat.

Al darrer any de la carrera fou un moment de plantejar-se moltes coses. Vaig seguir estudiant. Vaig fer els cursos de doctorat, altres companys van fer un màster i altres una segona carrera. No sé si eren ànsies de més títols o la vessa d’entrar de ple a un incert mercat laboral, i deixar enrere les beques, les feinetes puntuals i l’ajuda familiar.

Al final vaig fer una tesina doctoral, vaig treure un excel·lent i em van donar el títol. Però el realment important va venir després, quan vaig poder publicar la meva investigació i posar-la a l’abast de la societat. El títol a hores d’ara, no m’ha servit de res.

Tot açò ve al cas, perquè tendim a donar més importància al títol que el contingut. Demanam títols de català a catalanoparlants, la gent estudia anglès a una acadèmia fins que es dóna compte que on aprèn més es quan se’n va a fora a fer un mesos, i així fins l’infinit.

A la classe política també els hi passa. Solen prioritzar els títols. A l’entrada de Ciutadella hi ha un cartell on diu que és una «Ciutat amiga de la infància», però els parcs infantils fan pena. Menorca es Reserva de Biosfera, però només generem un 3 per cent d’energia renovable. Igual es pot dir amb la Menorca Talaiòtica. Anem per un títol mundial, però en el passat mandat quan va començar tot aquest procés i es va enllestir la candidatura, tots els esforços es van centrar en promoció i a il·luminar els jaciments, i es van destinar pocs recursos a excavacions i a la investigació. No es va omplir de contingut. Esperem que no es torni caure en el mateix error.

Verano, tiempo de lamentos

Miércoles, Junio 21st, 2017

La clase política está tan mal vista que últimamente se les atribuyen todos los males. Incluso algunos que difícilmente son achacables a nuestros estimados políticos. Es la práctica del que no llora no mama. Quejarse una y otra vez para conseguir que las administraciones solucionen unos problemas, que a veces, no tienen solución.

Se quejan hoteleros, comerciantes, taxistas, ecologistas, los partidos de la oposición e incluso del gobierno. Es un poco como el fútbol, quejarse por una jugada no pitada, con la esperanza de que en la próxima te beneficie.

Que los ciudadanos se quejen se puede entender, ya que son los que mantienen todo el sistema, a través de sus impuestos. Ahora bien, la cosa no se nos tiene que ir de las manos. La administración no puede (ni debe) estar por todo.

Últimamente se han oido unas críticas poco fundamentadas. En Cala Blanca por ejemplo hay quejas de que el agua tiene un color verdoso. Piden al Consell que actúe. Pero esto pasa cada año. Se debe a una microalga que tiñe el agua. ¿Qué puede hacer el Consell? Pues nada. Igual que no se pueden cortar los pinos porque alguien es alérgico, tampoco se pueden eliminar estas algas.

Igual pasa con la posidonia. Se exige que se retire, aún cuando es imposible, como en Son Saura, que por mucho que las quiten de la arena, un día después vuelven a estar allí, ya que toda la orilla y el mar está plagada de posidonia.

Y más de lo mismo con los parkings de las playas. Muchos reclaman que se amplíen, sin pensar que las calas tienen los mismos metros aparquen 400 coches que 800. Después nos quejaríamos que hay mucha gente. Y las playas no se pueden ampliar. De momento nadie lo ha pedido. Tiempo al tiempo.

Al final todo tiene que ver con el turismo. El verano es tiempo de lamentos. Siempre lo ha sido. Cuando venían menos turistas porque eran pocos y ahora que vienen muchos porque la Isla está masificada.

Les miquetes del pastís

Miércoles, Junio 7th, 2017

Menorca i la resta de Balears fa uns deu anys que reclamam la tarifa plana en els vols entre illes a 30 euros. I fins ara poc s’ha mogut la cosa, més que bones paraules i moltes proposicions no de llei. Ha fet falta que un únic diputat d’una formació (Nueva Canarias) que per aquí no coneixia gairebé ningú aconseguís en manco d’un mes el que cap representant de Balears havia aconseguit en una década: que a partir de juliol puguem anar a Palma per poc més de 20 euros. És el que té tenir la clau dels pressuposts de l’Estat. I mira que bé, aquesta vegada ens hem beneficiat, encara que sigui de rebot.

El que evidència tot aquest panorama, una altra vegada, és que Balears no pinta res a l’Estat, ni pels que el governen (ara PP, abans PSOE). Per molt que el president Rajoy intenti vendre en un acte del PP a Inca que ens dóna per la gràcia de Déu el regal d’un descompte del 75 per cent als vols entre illes, tothom sap que el que tindrem serà gràcies a Nueva Canarias.
La reflexió per Balears, i supòs que per la resta d’autonomies, és clara: el que faria falta es un Nueva Canarias a Balears; a Madrid no calen diputats dels grans partits que l’únic que fan és dir amén als seus líders, sense capacitat (ni llibertat de plantar-se si cal) per lluitar en benefici dels ciutadans que els han votat.

Ara bé, és el que va intentar Més a les eleccions de desembre de 2015 i la gent li va donar l’esquena. Manco de 34.000 vots i un 7 per cent, la meitat del que faria falta per tenir un representant alCongrés.

Però qui sap en el futur. I si passa? i si també passa a altres autonomies? El Congrés es podria acabar convertint en una amalgama de partits regionalistes on cadascú lluita per la seva part del pastís. Sense una visió general. Realment és el que volen? Doncs és el que sembla que s’està aconseguint amb aquest mercadeig en el que s’han convertit els pressuposts generals de l’Estat.

El PSOE y el precio de la indefinición

Viernes, Mayo 26th, 2017

He escuchado alguna vez que el PSOE es el reflejo de España. Hay algo de cierto. Decirlo ahora, así como está el país, no se trata del mejor piropo que le pueden decir a un partido, pero dada su situación no puede exigir más.

Se parece más a España que cualquier otro partido porque es capaz de abarcar un gran espectro ideológico. Es de centro izquierda, pero históricamente ha arañado votos más a la izquierda (por lo del voto útil) e incluso del centro derecha (sobre aquellos que ven al PP demasiado conservador).

Pero donde las dan, las toman. Su virtud, se ha vuelto ahora en su contra. La irrupción de C’s en el centro derecha y Podemos, logrando que la extrema izquierda no sea irrelevante, ha provocado que el PSOE padezca una sangría de votos nunca vista. Les han ‘robado’ aquellos votos ‘prestados’ durante tantos años en el centro y en la izquierda. Y se han quedado con los fieles y el centro-izquierda. Es el precio que ha pagado por tantos años de indefinición.

Así están los socialistas en España y toda Europa, luchando para no caer en la irrelevancia.  Ya no vende un partido que le vale todo, porque quien mucho abarca poco aprieta. Tocaba dar un paso al frente y definirse.

La estrategia de la vieja guardia, personificada en Susana Díaz, quería volver a ser ese partido. El que lo abarcaba todo, pero olvidaba que España ha cambiado mucho. Los militantes se lo han recordado y han reclamando salir de esa puerta giratoria en la que está sumiso y mirara más a la izquierda.

Sánchez, contra viento y marea ha ganado la batalla. Lo ha hecho porque ha dicho lo que los militantes querían oír: si queremos ser algo hay que ir hacia la izquierda y no abstenerse para que el PP gobierne. Ahora bien, Sánchez es el mismo que hace dos años cuando se presentó con el apoyo del aparato. Por eso muchos ven al renacido Sánchez puro marketing, otros (sus partidarios) creen que lo que ha hecho es definirse.

El amiguismo corrupto en el PP de Madrid

Martes, Abril 25th, 2017

La operación Lezo, que investiga el desfalco en la empresa pública Canal de Isabel II y que ha llevado a la cárcel al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González está demostrando que la corrupción no es una cosa ni de uno ni de dos. Tienen que estar implicados decenas de personas, desde políticos del más alto nivel, de segunda fila, empresarios, funcionarios e incluso periodistas y medios de comunicación.

No solo están los que roban sino también los que lo ocultan o intentan proteger a los corruptos. A estas alturas creo que ha quedado en evidencia que altos cargos del Gobierno se han dedicado a ello. Este martes se ha sabido que el propio ministro de Justicia (sí, el de Justicia) enviaba ánimos a González, cuando este ya estaba imputado. El lunes se desveló que el número dos de Interior mantuvo un encuentro con el hermano del expresidente de Madrid, un día después de que éste se enterara que los estaban investigando.Un día antes se descubrió que el fiscal jefe Anticorrupción se opuso a los registros de empresas vinculadas en la trama y de que González se alegró en su día de que nombraran a éste como jefe de los fiscales Anticorrupción.

Todo un despropósito. Situaciones que ya no extrañan, después del famoso mensaje que Rajoy envió a Bárcenas o el encuentro del entonces ministro de Interior, Jorge Fernández con Rato. Incluso la reina Letizia envió mensajes de ánimo a su amigo Javier López Madrid, implicado en el escándalo de las ‘tarjetas black’ y también detenido en la operación Lezo.

En el PP de Madrid, pese a que ha habido figuras valientes como Cifuentes, no se han querido dar cuenta de la gravedad de la situación y siguen hablando de manzanas podridas, en lugar de reconocer que el cesto apesta. Lo grave es que parte de esta corrupción la conocían los dirigentes del PP (entre ellos Rajoy y Aguirre), porque por un lado se había publicado en prensa y por el otro habían  llegado a sus manos pistas fiables que alertaban de estos supuestos delitos. Pero ni uno ni el otro se lo creyeron. Miraron a otro lado, mientras su amigo (presuntamente) robaba. Aguirre ya ha dimitido; Rajoy sigue mirando hacia otro lado.

Els patis de la discòrdia

Miércoles, Abril 12th, 2017

Fa prop de tres anys que Ciutadella dóna voltes, cercant la fórmula impossible per compaginar el descans dels vesins amb la reobertura dels patis interiors dels bars del centre.

Quan semblava que ja estava resolt, que s’havia trobat el millor equilibri (és a dir aquell que no satisfà a cap de les dues parts enfrontades) i que era qüestió de setmanes que es tornessin a obrir les terrasses, torna a planejar la incertesa.

No és segur que hi hagi els vots necessaris per aprovar al pròxim ple la modificació puntual del Pla Especial del Centre Històric, que permetria els patis interiors. Només hi ha garantits 7 dels 21 vots, els del PSOE y GxC. L’altra cama del tripartit, el PSM, diu que votarà en contra (malgrat ser un dels impulsors del canvi normatiu), perquè creu que el tema s’hauria de haver plantejat amb la revisió del Pla General, i no amb un canvi puntual.

Si el PSM no fa anques enrere (que està per veure), la pilota estarà sobre la teulada del PP, que haurà de decidir a quina part del equip de govern ajuda: si permet els patis interiors, com ha defensat sempre i com vol el PSOE i GxC; o bé fa la pinça amb el PSM, i bloqueja les terrasses.

Permetre els patis interiors als bars del centre històric de Ciutadella està en mans del PSM i del PP.

Si al final per una cosa o per altra, no s’acaba aprovant, la responsabilitat d’aquests desgavell serà compartida, però el qui té més a perdre és el PSM, que és el qui governa.

Ara bé, el PP també tindrà la seva part de responsabilitat. Bàsicament perquè fou el qui el 1999 (juntament amb el PSOE) va aprovar aquesta normativa que ara no agrada gens, i no haurà posat res de la seva banda per esmenar aquella decisió.

Pot passar qualsevol cosa. També que el PSM, que no veu amb gaire bons ulls els patis, voti a favor, i que el PP, que sempre ha fet costat als restauradors, ho faci en contra. Coses més estranyes s’han vist en política. Però el més surrealista de tot seria que després de prop de tres anys de reunions, informes i més informes es decidís que tot el que s’ha fet fins ara no serveix per res, i que queda així com està.

Madrid no ens estima, ni un poquet

Viernes, Marzo 24th, 2017

Fa un parell de setmanes (o tal vegada més) que el Govern de Rajoy està encaparrat que hi hagi més independentistes a Balears. Primer nega la tarifa plana en els vols interilles posant d’excusa que no hi haurà nous pressuposts, i ara, quan ja s’intueix que sí que s’aprovaran les comptes no sols no es resol la tarifa plana sinó que s’agreugen les diferències entre les Illes Balears i les Canàries.

I a un, que no és nacionalista, com jo, ja comença a sentir-se estrany amb aquesta relació que tenim amb l’Estat.

Ja són conegudes de sobra les nostres balances fiscals negatives (aportem molt més del que rebem) i el dèficit inversor que any rere any, i govern rere govern patim. Però la cosa no acaba aquí.

Madrid vol que entre tots els illencs paguem unes dessaladores inútils que l’Estat va voler construir. Vol que sigui l’Ajuntament de Ciutadella qui arregli l’endemesa que va deixar al Teatre des Born, fins el punt que quan li demanen 400.000 euros per solucionar les deficiències que el Ministeri va deixar, es fa pregar i diu que s’ho pensarà i que tal vegada el 2018. Moltes gràcies.

I segueix. El pobre Estat demana al ric Ajuntament de Ciutadella que li cedeixi un espai pels jutjats, quan la competència de Justícia és seva i exclusivament seva. El PP el passat mandat va cedir i va mig ‘regalar’ Can Saura al Ministeri, perquè amb una inversió de 200.000 euros i un lloguer d’altres 100.000 anuals, tingués una nova seu judicial a Ciutadella.

Descartat l’edifici de Can Saura Miret, el Ministeri ara espera que es resolgui l’expropiació del solar Santa Rita i l’Ajuntament, després de pagar una milionada, el cedeixi per construir els nous jutjats.

En teoria tenia que ser provisional, per quatre anys, però tothom sap (o hauria de sospitar-ho, pels precedents) que s’hi hagués quedat anys o dècades. Ara hi ha rescissió de contracte. A canvi, espera que li torni a resoldre el problema. Que li regalin (ara sense cometes) un solar per fer els nous jutjats, que ha costat una milionada a l’Ajuntament. I fins que no li donin no invertirà ni un euro a Ciutadella, perquè no vol res provisional, perquè clar la idea era que a Can Saura els jutjats hi fossin de manera definitiva.

Es Migjorn se parte en tres

Jueves, Marzo 9th, 2017

Los últimos años en Es Migjorn la política local ha vivido momentos de máxima tensión. La cuerda estaba tan tensada que el pueblo se ha dividido en dos: los que apoyaban al equipo de gobierno (de izquierdas) y los que estaban con el PP (de derechas). La crispación hace varios años que se ha adueñado de la política local, hasta el punto que el alcalde (Pere Moll) y el portavoz de la oposición (Ramón Verdú) no se hablan, más allá de los rifirrafes en los plenos y las declaraciones y las réplicas en la prensa.

Los orígenes de estos desencuentros entre PSOE y PP se remontan a los tiempos de Pere Riudavets (precisamente uno de los impulsores del golpe de mano en el seno del PSOE de Es Migjorn contra Moll) y a las denuncias interpuestas por el PP, que acabaron con la dimisión de Riudavets en marzo de 2007, hace ahora precisamente diez años. Dos meses después hubo elecciones. El PSOE llegó herido de muerte, aunque sobrevivió, pero su natural compañero de viaje (Alternativa pes Migjorn) no pasó página y se alió con el PP de Andreu Moll, con gobierno de coalición incluido. Al final la que murió fue la agrupación izquierdista que cuatro años después (en 2011) ya no se presentó a las elecciones. El PSOE (gracias a la pésima gestión del PP en Es Migjorn) logró la mayoría absoluta, pese a la debacle generalizada en toda España.

Con el primer gobierno socialista de Pere Moll, llegó también un «nuevo» PP, en el que algunos dirigentes populares locales de los años de Pere Riudavets volvieron a mandar en el partido. Lejos de olvidar viejas rencillas, la crispación ha llegado a límites inimaginables. El PP ha basado su oposición en denuncias y más denuncias en los juzgados, y el PSOE se ha defendido criticando la judicialización de la política. Entre tanto, Moll iba y venía de los juzgados, acusado de hacer caducar un expediente de obras ilegales en su casa, perdonar hasta 19 multas de tráfico, supuestamente beneficiar al marido de Elena Baquero o conceder dos licencias urbanísticas presuntamente repletas de irregularidades.

El alcalde Pere Moll, junto a Elena Baquero, debatiendo en un pleno con el portavoz del PP, Ramón Verdú.

El PSOE tan dado últimamente a las crisis se ha metido en un charco de forma inexplicable (al menos con los argumentos dados hasta el momento) y hará lo que no ha logrado ni el PP, ni las imputaciones judiciales: echar a Pere Moll de la alcaldía. El pueblo (políticamente) ha pasado de estar partido en dos, a estar troceado en tres, ya que la situación política actual provocada únicamente por el PSOE ha obligado a los migjorners a tomar partido entre el alcalde Pere Moll, el PSOE o el PP.

Y mientras tanto, en Es Migjorn sigue sin haber un partido de la izquierda alternativa, el PSOE está más dividido que nunca y el PP sigue sin levantar cabeza, tras el batacazo vivido en las elecciones de mayo de 2015. El panorama en Es Migjorn es más incierto que nunca y quedan por delante dos años largos para recomponer fuerzas antes de unas nuevas elecciones locales.

Primer triunfo judicial de UPCM

Jueves, Febrero 23rd, 2017

UPCM fue, y todavía es, el mayor azote del gobierno de Llorenç Brondo (2003-2009). Su fundador, presidente y concejal-portavoz, Joan Triay fue quien destapó la mayoría de presuntas corruptelas de los concejales del PP, que después se transfugaron a Unió Menorquina. Y eso que durante nueve meses (entre 2007 y 2008) formó parte de ese equipo de gobierno. Igual fue por eso que es el que mejor conoce las malas artes de sus entonces compañeros. Presenció de cerca sus presuntas fechorías, aquellas que acabaron en el verano de 2008 haciendo saltar por los aires el pacto de gobierno entre UPCM y PP.Después ya vino la explosión del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Ciutadella y la posterior dimisión de Llorenç Brondo en febrero de 2009.

Joan Triay no solo fue quien destapó y divulgó los escándalos de esa época, sino que también los investigó e hizo todo lo posible para que acabaran en los juzgados. Fue UPCM quien sacó a la luz el caso del expediente desaparecido por parte de Antònia Salord, ahora ya sentenciado. Fue quien descubrió los amaños de Citur y también quien más horas dedicó al caso Nerer, al presidir la Comisión de Investigación, cuyas conclusiones se remitieron a la Fiscalía Anticorrupción para que abriera el caso judicialmente.

No dudó en personarse como acusación particular en los casos del expediente y Citur. En Nerer, consciente del esfuerzo económico que implica una tercera personación, prefirió que la asumiera el propio Ayuntamiento, tal y como reclamaba el propio PP, el partido que colocó en sus listas a los cinco exconcejales imputados en los diversos casos.

UPCM pedía tres años de prisión para Antònia Salord. Al final ha sido un año y medio, lo que supone que no pisará la cárcel.  Al menos, de momento. Algunos lo pueden interpretar como un fiasco, pero para el partido de Triay lo prioritario no era que Salord fuera a prisión, sino que quedara demostrado que intentó beneficiar a un funcionario afín, haciendo desaparecer un expediente de disciplina urbanística. La verdad judicial le da la razón y sentencia que Salord cometió un delito de infidelidad en la custodia de documentos. Se trata del primer triunfo judicial de UPCM, que además recuperará algunos miles de euros gastados en las costas procesales. Es la primera y tal vez no será la última victoria de UPCM.

Casasnovas y Salord, en los juzgados tras la operación Xoriguer de marzo de 2011.

El caso Citur, pendiente de la apertura de juicio oral, puede ser el otro gran  triunfo, donde UPCM se puede llevar el máximo trofeo. Y es que a diferencia de Nerer, en Citur los indicios de que se cometieron algunos delitos (supuestamente al amañar concursos públicos) parece que son más evidentes. Y además están imputados el exalcalde y cuatro exconcejales, además de funcionarios y empresarios. Entre ellos, Avel·lí Casasnovas y Antònia Salord, ambos ahora con antecedentes penales (el primero por el caso de las ratas y la segunda por el expediente desaparecido), lo que puede provocar que una segunda condena pueda provocar que acaben en la cárcel.

En Citur se da el caso de que UPCM como acusación particular no solicitó (igual que tampoco lo hizo para Antònia Gener) penas de cárcel. El fiscal Pedro Horrach, que tras la sentencia del caso Nóos ya ha anunciado que va a dejar la Fiscalía y por tanto UPCM pierde un compañero de viaje, fue más allá y pide para ambas nueve años de prisión, por los 15 años de cárcel que solicita para Llorenç Brondo, Gabriel Cardona y Avel·lí Casasnovas. La Justicia dirá.

Una monarquía atada y bien atada

Lunes, Junio 2nd, 2014

El rey ha decidido abdicar. Lo hace en un momento delicado, justamente cuando se ha empezado a cuestionar con fuerza las bases que se fijaron en la Transición para caminar hacia la democracia, como el bipartidismo o la monarquía.

La Corona española ya se sabe que desde  la imputación de Urdangarin y de la infanta Cristina, la caza de elefantes del rey o lo de Corina no pasa por sus mejores momentos. La popularidad de la Monarquía ha caído en picado en los últimos veinte años. Solo hace falta ir al CIS para comprobarlo. En 1994 los españoles daban a la Corona un notable (concretamente un 7,4) y el pasado mes de abril obtuvo un suspenso sin paliativos (3,72). Los jóvenes y no tan jóvenes ya no aprecian el papel que tuvo Juan Carlos en el Golpe de Estado de hace 33 años. Aquello queda lejano. La Monarquía tiene difícil aprobar los exámenes de septiembre. Ahora veremos si Felipe VI lo consigue.

Poca cosa decir del bipartidismo, después de la debacle de las europeas, que ha dejado a los partidos valedores de la monarquía con una representación del 49 por ciento. No creo que los últimos comicios hayan marcado la decisión del rey, aunque sí opino que ha confirmado lo que ya tenía pensado: abdicar durante esta legislatura. Y, ¿por qué? Porque la Casa Real es consciente que el futuro panorama político español es más  incierto que nunca, y más aún después de las europeas, donde han salido con más fuerza los partidos claramente republicanos, como IU o Podemos.

La sucesión la tiene que aprobar el Congreso. Ahora tiene la mayoría necesaria para hacerlo. La pregunta es ¿la hubiera tenido después de las elecciones generales de 2015? Ante la duda, mejor hacerlo por la vía rápida. Durante unos días, de hecho ya ha empezado, se abrirá el debate de si es mejor una república o una monarquía, pero la cosa ya está hecha. Está, otra vez, atado y bien atado. En pocas semanas habrá nuevo rey. Y nadie nos habrá preguntado si eso es realmente lo que queremos.